Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

20 Octubre 2014 | 14:20

Niños en la calle

El niño de la calle vive a menudo separado de su familia y de su comunidad, sin ningún, o casi ningún, referente adulto que lo ayude a crecer y desarrollarse. La extrema fragilidad de la familia es, desafortunadamente, cada vez más frecuente hoy día, lo que provoca la desaparición de aquellos puntos de referencia esenciales para los niños. Volver a dar un sentido a los lazos familiares y comunitarios y fortalecerlos de forma duradera y sostenible son unos de los objetivos más importantes del trabajo que el BICE y sus socios y miembros llevan a cabo en favor de los niños de la calle.

El BICE obra en favor de los niños de la calle

El BICE y sus socios y miembros implementan proyectos encaminados a reducir el número de niños de la calle, mediante acciones de prevención en apoyo a las poblaciones vulnerables, o a mejorar el acompañamiento de los niños que viven en la calle. Estas acciones se llevan a cabo esencialmente en África y América latina.

El restablecimiento de los lazos familiares y comunitarios de cada niño ocupa un lugar central en las acciones emprendidas, las cuales incluyen asimismo un sostén psicosocial y una ayuda a la inserción escolar o profesional.

Por último, para los niños que no pueden ser reinsertados en sus familias, se prevé un acompañamiento en estructuras adecuadas para que puedan hacer emerger su resiliencia y construirse ese recorrido de vida que se merecen.

Asimismo, preconizamos el apoyo a las familias monoparentales, cuya cabeza es muy a menudo una mujer. De hecho, las mujeres deben hacer frente con mayor frecuencia a la precariedad económica y al aislamiento social.

En el terreno, nuestras acciones permiten atender a unos 800 niños por año.