Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

7 Abril 2017 | 09:12

Tolerancia cero ante los obispos que cometieron abusos sexuales

Tolerancia cero ante los obispos que cometieron abusos sexuales
©Osservatore Romano

El mensaje del Papa Francisco es inequívoco: llama a adoptar una “tolerancia cero” ante los obispos pedófilos.

El Papa recuerda el principio de tolerancia cero ante los obispos pedófilos

En una carta dirigida a todos los obispos del mundo, con ocasión de la fiesta de los Santos Inocentes, el Papa Francisco recordó claramente y sin ambajes que estos actos representan “un pecado del que nos avergonzamos […] y para el que pedimos perdón “.

También deseó hablar de las victimas : “Las personas que tuvieron la responsabilidad de cuidar a estos niños destruyeron su dignidad. Nos unimos al sufrimiento de las victimas, y nosotros también, lloramos por causa de este pecado. Lloramos los pecados que ocurrieron, el pecado de no asistencia, el pecado de callarse y negar, el pecado del abuso de poder”.

El Santo Padre reafirmó el mensaje que transmitió al BICE con ocasión de una audiencia privada en abril de 2014, durante la cual el Papa expresó su determinación a luchar contra los abusos sexuales cometidos en el seno de la Iglesia.

El BICE y sus socios luchan contra el abuso sexual

Luchar contra los abusos sexuales dirigidos contra niños y niñas es un combate muy conocido dentro de la red BICE. Sus miembros, más allá de las acciones llevadas a cabo para ayudar los niños victimas, eligieron este tema como tema principal de su último congreso.

Este congreso, que contó con la participación de Monseñor Robert Oliver, secretario de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, permitió provocar avances en los conocimientos y la defensa de un tema todavía demasiado tabú.

La lucha contra esta plaga es un compromiso fundamental de nuestras acciones de protección de los niños y las niñas y el BICE quiere rendir tributo y fomentar las acciones de la Iglesia Católica, dentro de su propio seno, en el dominio del abuso sexual.