Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

21 abril 2020 | 11:00

Ayuda alimentaria a Perú y Paraguay

Aide alimentaire Amérique latine

Frente a las dramáticas situaciones provocadas por el coronavirus y el confinamiento en América Latina, el BICE apoya a sus socios para ayudar a las familias más necesitadas.

Últimamente los niños tienen que esperar hasta el almuerzo para comer algo. Ellos nos piden… pero no podemos darles nada. Es muy difícil.” En los barrios pobres de Asunción y Alto Paraná en Paraguay, en los que trabaja la organización socia del BICE Callescuela, las familias sufren toda la fuerza del encierro. Su vida cotidiana, ya difícil y generalmente incierta, se ha vuelto insoportable. “Aquí, la mayoría de los padres son vendedores ambulantes o recicladores, es decir, viven de la venta de latas viejas o de cartón recogido en la calle. Lo que ganamos cada día se utiliza para alimentar a nuestras familias ese mismo día. Así que, para nosotros, el confinamiento es un desastre“, dice un residente.

“Tienen que elegir entre la inanición y el virus”

La misma situación en Perú donde las noticias enviadas por nuestros socios OPA Niños libres y CEDAPP son también alarmantes. “Las familias más indigentes, que sobreviven gracias al comercio ambulante o a otros trabajos informales, tienen que elegir entre el hambre y el virus en este momento. Para comer no pueden respetar ni el confinamiento puesto en marcha desde el 15 de marzo ni las medidas de contención. Es terrible“, dice Roberto Cervantes Rivera, coordinador del programa Niñez sin Rejas en la región meridional del Perú (Arequipa y Cuzco).

El CEDAPP, presente en los barrios pobres de Monterrey y Huaycán, cerca de Lima, añadió: “Nunca hemos visto tanta pobreza. La gente ya no puede ganar dinero para alimentarse y los que tenían algunos pequeños ahorros pronto se quedarán sin nada. Además, la ayuda del gobierno no parece llegar a las tierras altas circundantes, donde las familias ya viven en gran pobreza y en espacios muy pequeños. Por último, nos preocupa el aumento de la violencia doméstica en todo el Perú en las últimas semanas.

Más de 300 familias reciben ayuda

Por lo tanto, al igual que en el Paraguay, las autoridades públicas (de los municipios o el mismo Estado) han proporcionado alguna ayuda, incluida la ayuda alimentaria, pero en cantidades demasiado pequeñas para satisfacer las necesidades de todas estas familias. En este contexto, el BICE ha decidido acompañar a sus socios en el ofrecimiento de ayuda alimentaria de emergencia a los más vulnerables. En total, en Arequipa, Lima, Asunción y Alto Paraná, más de 300 familias (alrededor de 800 niños) se benefician actualmente de nuestro apoyo.