Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

17 marzo 2020 | 12:46

Covid-19: ¿Cómo proteger a nuestros niños?

Coronavirus : protégeons nos enfantss

Ahora cuando los italianos viven confinados en sus casas desde hace una docena de días y que los ciudadanos de Europa y también de otros países en el mundo comienzan a conocer esta misma realidad, Diego Muñoz, consultor de Investigación y Desarrollo del BICE, actualmente en Italia, ha recogido diversos testimonios de padres. Todos van en el mismo sentido y una pregunta resulta crucial: “¿Cómo preparar a nuestros niños a vivir de la manera más serena posible esta difícil situación?” “¿Cómo protegerlos?”

La Declaración sobre los Derechos de los Niños establece como uno de sus principios fundamentales el interés superior del niño en todas las decisiones que conciernen su vida, tanto en la esfera pública como privada. En este período de urgencia, donde estamos obligados a mantener a nuestros niños en casa, ofrecemos algunas recomendaciones. Son, de cierta manera, respuestas a preguntas y observaciones de las familias italianas entrevistadas. Respuestas que podrán ayudar a las familias a vivir mejor las próximas semanas.

 

“¿Qué decir a los niños sobre el coronavirus?”

Se recomienda explicar de manera práctica la situación a los niños y de informarles de la pandemia. Sin dramatizar. Si ellos conocen las reglas de higiene a respetar y comprenden la necesidad de aplicarlas, pueden también ellos colaborar al bien común. Es una manera de valorizarlos y darles así un sentido de la realidad. Ellos pueden, por ejemplo, compartir sus conocimientos en el seno de la familia pintando pequeños posters sobre las reglas de protección. Es también importante comprometer a los niños a preocuparse por las personas afectadas por el virus y a ser conscientes del trabajo incansable de tantos médicos y del personal sanitario. Así les ayudaremos a comprender que, aun cuando su situación es menos confortable que anteriormente, es ahora más difícil para otras personas de su propia ciudad.

 

 “Mis niños, e incluso yo mismo, necesitamos organizarnos para cumplir nuestros deberes.”

Es importante para los niños mantener una rutina diaria de actividades al interior de la casa. Están acostumbrados al ritmo de la escuela, de lunes a viernes, a horarios bien definidos. La puesta en práctica de un empleo del tiempo diario puede así ayudarlos a gestionar mejor esta nueva realidad, haciéndola más cercana a su experiencia escolar.

Este momento puede ser favorable para ayudarlos a desarrollarse a nivel personal, para que lleguen a ser más autónomos.

 

 “Nos debemos organizar dentro de la casa. Y debemos aprender a vivir en un espacio reducido.”

Para vivir lo mejor posible en un espacio reducido cada uno necesita para sí mismo de su espacio y de su tiempo. Respetar esto es esencial para el bienestar tanto de los niños como de los adultos. Y esto se aprende.

Este puede ser el momento (si no ha sido aún el caso) que todos los miembros de la familia participen plenamente en la dinámica del hogar. Pequeños y grandes pueden precisamente colaborar en las tareas domésticas, adaptándolas por supuesto a la edad de cada uno. Un niño que participa activamente en la vida del hogar será en general un adulto que sabrá cuidarse.

 

“Asumimos este tiempo particular para redescubrirnos como familia. Para dialogar, compartir, construir nuestro hogar de otra manera.”

La televisión y los recursos digitales son unas de las actividades posibles para ocupar el tiempo libre de nuestros niños. Pero no las únicas. Tomemos el tiempo para conversar, compartir historias familiares, practicar nuevas actividades (pintura, dibujo, juegos cooperativos, juegos de cartas, lecturas, etc.). Es un buen momento para renovar nuestros lazos familiares.

Nos esperan momentos particulares, llenos de incertidumbre. Sabemos que dicha incertidumbre puede ser estresante. Por eso, es el momento de volver a lo esencial. Sintiéndose amados y protegidos, los niños reforzarán su capacidad para sobreponerse a las dificultades, llegarán a ser más resilientes. Así los prepararemos para afrontar mejor el provenir.

Palabras de niños…

Mamá, Papá

– Ayúdame a seguir un horario cotidiano regular para cumplir con mis tareas escolares.  
– Revisa conmigo lo que mis profesores me envían.
– Invítame a colaborar en la casa. Yo puedo participar y estaré contento de dar mi opinión.
– Dame la oportunidad de decirte lo que siento; eso me ayudará a manejar mi inquietud.
– Cuéntame tu historia y la historia de la familia.
-¿Por qué no aprendemos alguna cosa juntos?
– Yo también tengo muy buenas ideas para ayudar a todo el mundo.