Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

4 abril 2020 | 10:57

Covid-19: Cómo ayudar a los niños con discapacidades a afrontar mejor esta situación

Covid-19 : Enfants en situation de handicap Russie

El socio del BICE en Rusia, el Centro de Pedagogía Curativa, lleva a cabo acciones para reducir los efectos negativos del confinamiento de los niños con discapacidades. Los aislados en internados y los confinados en familias.

Debido a la pandemia de Covid-19, hasta el 12 de abril en Rusia, las escuelas, centros de día, internados… están cerrados. Una situación particularmente difícil para los niños con discapacidades. Los que viven con sus familias ven cómo su apoyo educativo, psicosocial y psicomotor se interrumpe por completo. Los que viven en internados se encuentran aislados del mundo; las visitas de los voluntarios están, por supuesto, prohibidas.

La rutina es esencial para estos niños. Los cambios repentinos a menudo se experimentan mal, son una verdadera fuente de ansiedad. Por eso, es tan importante mantener las relaciones. Y, por eso, es lo que los equipos se han estado poniendo en marcha desde el confinamiento para luchar contra Covid-19. Es realmente una gran movilización“, subraya Diana Filatova, responsable del proyecto Changing a Life 2 en el BICE.

Una madre: “Los talleres en línea son geniales”

En el caso de los niños que viven con sus familias y que suelen asistir a los talleres del Centro de Pedagogía Curativa, se sigue trabajando a través de Internet con los pedagogos. Al principio de la semana, se entrega a los niños mochilas con material didáctico adaptado a cada niño. De este modo, los niños y los especialistas pueden realizar juntos actividades manuales (dibujo, plastilina…), leer, intercambiar. Y funciona. Como esta madre testifica: “A principios de la semana, Ksusha hizo su primer taller en línea con uno de sus profesores en Zoom. A decir verdad, no creía realmente en la idea. Pero con Yevgeniya, mi Ksusha hizo arcilla durante una hora. Escuchó atentamente, siguió las instrucciones y todo le quedó claro. Hubo un contacto real. ¡Eso es genial!

Los talleres grupales, siempre por Internet, por supuesto, también se llevan a cabo cada semana. Los niños presentan sus juguetes favoritos, las máscaras que crearon para asustar a los Covid-19, leen poesía sobre los gestos de barrera contra el virus… Están felices de volver a encontrarse.

Reducir los efectos negativos del internado

En el caso de los niños que viven en el internado, también se mantienen vínculos con los educadores y voluntarios a través de Internet. Gracias a la movilización de todos, incluido el personal del establecimiento. Los asistentes de cuidado muestran regularmente a los niños videos hechos para ellos por los voluntarios. Los voluntarios muestran a los niños su casa, sus mascotas, los objetos que más les gustan en casa…

Además, las comunicaciones a través de Skype o Zoom se organizan tan a menudo como sea posible. Luego se ofrecen cursos cortos, actividades manuales y lecturas. Este es un vínculo esencial para los niños, como Diana, una joven del internado, señaló hace unos días en un post de Facebook: “El confinamiento es terrible. Especialmente para nosotros que vivimos en un internado. Afortunadamente, seguimos haciendo actividades gracias a Internet con los educadores. Y entonces, para una persona en un internado, es muy importante tener un amigo voluntario. Gracias a él, la vida se vuelve mejor. Así que allí, no puedes ni imaginarte cómo algunos niños están esperando que sus amigos voluntarios regresen. Gracias a las comunicaciones por Internet, la espera es menos difícil.”