Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

22 enero 2018 | 08:31

El balance de las campañas de sensibilización sobre el buen trato en Perú

©IFEJANT
©IFEJANT

La próxima finalización del programa de lucha contra el abuso supuso hacer una evaluación de las acciones realizadas a lo largo de estos tres últimos años, así que IFEJANT, el socio del BICE, hizo un balance de las campañas de sensibilización sobre el buen trato en Perú: “Un trato por el buen trato”.

Estas campañas tenían por objetivo contribuir a eliminar las violencias sexuales, físicas y psicológicas de las que los niños y niñas pueden ser víctimas. Las 7 instituciones educativas socias del IFEJANT, que se reparten en el país, participaron en estas campañas.

Los 3 momentos clave en la sensibilización sobre el buen trato en Perú

Las campañas de sensibilización sobre el buen trato en Perú se organizaron en tres fases:

  1. El 20 de noviembre de 2015, Día Universal del Niño, marcó el inicio de las acciones. En el marco de una actividad propuesta por el BICE a sus socios, los niños y niñas crearon “árboles de ideas”. En cada hoja, los niños y niñas escribieron su propia respuesta a la pregunta: “¿Que haría yo si fuera el alcalde de mi ciudad?”. Estos árboles sirvieron de decoración y de soporte de sensibilización para la campaña.
  2. La campaña de vacunación realizada por los niños y niñas empezó en los centros al inicio del curso escolar en marzo de 2016. Los niños y niñas se organizaron en “brigadas de vacunación” y fueron al encuentro de los miembros de su comunidad, “armados” de carteles, pegatinas y caramelos. Su misión consistía en informar y motivar a las personas que los rodean para que adoptaran comportamientos y prácticas que promueven el buen trato y que respetan la dignidad de los niños y niñas.
  3. Así, más de 2 000 personas recibieron su dosis “anti malos tratos”. ¡Y las instituciones educativas pusieron a prueba su imaginación para administrarlas! En el distrito de Juliaca, los jóvenes de la institución educativa Cabana imitaron un verdadero entierro del “bullying” (acoso) para simbolizar el final de cualquier violencia entre pares. En San José Obrero, la campaña les pareció tan positiva e innovadora a los padres que llevaban a sus niños y niñas al centro que ellos mismos incitaron a otros padres de la comunidad a participar. Cantos, lecturas de cuentos y distribución de dulces han hecho de estos eventos momentos valiosos de convivencia y de intercambio.
  4. A raíz de estas campañas, se redactaron documentos de sistematización a fin de que se evaluaran los resultados de las actividades realizadas y que se extrajeran las lecciones para el futuro.

No basta con decir “No a la violencia”

Las campañas de sensibilización sobre el buen trato en Perú fueron un éxito, pero sólo constituyen un primer paso. Desgraciadamente, no bastan para erradicar la violencia. Como lo señala el equipo del IFEJANT, no basta con decir “No a la violencia”. Es necesario aprender a desarrollar estrategias para trabajar con los padres y los niños y niñas que aún consideran demasiado a menudo la violencia como un modo de disciplina y de comunicación efectivo. Se trata de reconstruir las representaciones sociales adulto-niño y niño-niño. Los equipos del IFEJANT ya piensan en cómo se podría trabajar más directamente con los padres.
También se aseguran de que conozcan los nuevos recursos legislativos posibles desde la aprobación de las leyes n.o 30403 en 2015 y n.o 30364 en 2016. La primera prohíbe el uso de castigos físicos y humillantes contra los niños, niñas y adolescentes en Perú, y la segunda trata de la prevención que se debe realizar y las sanciones para erradicar la violencia contra las mujeres y los otros miembros de la familia.