Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

12 noviembre 2019 | 10:03

El deporte, una herramienta pedagÓgica para la resiliencia

colloque Milan deporte y resiliencia

EL DEPORTE, FACTOR DE DESARROLLO Y REINSERCIÓN, ES UNA HERRAMIENTA ESENCIAL PARA FAVORECER LA RESILIENCIA EN LOS NIÑOS. FACILITA EL DIÁLOGO Y EL TRABAJO EN EQUIPO. PERMITE LA CREACIÓN DE LAZOS DE CONFIANZA, OFRECE MOMENTOS DE DIVERSIÓN Y ACRECIENTA ASÍ EL BIENESTAR EMOCIONAL DE LOS NIÑOS.

Apoyado en una larga experiencia en ese campo, el BICE y tres de sus organizaciones socias del programa Niños sin Barreras intervinieron, junto a otros 12 expertos, durante un coloquio internacional “Justicia restaurativa, resiliencia y deporte en juego” organizado con la Universidad Católica el 17 de octubre en Milán.

El caso de los niños en conflicto con la ley

Ante más de 300 estudiantes (sobre todo de derecho y psicología), educadores y representantes de ONGs, muchos ponentes se enfocaron en el caso de los niños en conflicto con la ley y sobre las ventajas de la justicia juvenil restaurativa. Un modelo que, contrariamente a la privación de libertad, respeta los derechos de los niños y adolescentes en conflicto con la ley. Un modelo que permite a los jóvenes afectados el reconstruirse, recrear lazos sociales, sin dejar, por supuesto, de rendir cuentas de sus actos.

Bruno Van der Maat, miembro de OPA Niños Libres y profesor de la Universidad Católica Santa María de Arequipa en Perú, insistió principalmente en el derecho del niño a ser entendido y la importancia de favorecer la palabra en los procesos de justicia juvenil restaurativa. Una conclusión retomada por Irene Gallego de la Fundación Amigó (Religiosos Terciarios Capuchinos – RTC) en España, que resaltó igualmente la necesidad de desarrollar acciones de prevención. “En el seno mismo de las familias, en el caso de España, ya que ese país la violencia filoparental es el crimen más extendido entre los menores.” Estas acciones de prevención pueden organizarse, entre otras, como actividades deportivas.

En el cuadro de iniciativas relativas a la justicia restaurativa, puestas en práctica por los socios de BICE, el deporte y el juego libre tienen en efecto un rol importante. En Colombia, la experiencia de la Copa de fútbol Niñez sin Rejas es excelente. “Este recurso pedagógico refuerza la capacidad restaurativa de los adolescentes que viven en medidas no carcelarias. Les permite especialmente desarrollar fuertes relaciones en un ambiente de sana competencia. Los jóvenes encuentran así un lugar en el seno de un grupo”, explica Diana Herreño de los RTC en Colombia.

Eric Digbé, de Dignidad y Derechos de los Niños en Costa de Marfil, insistió sobre los beneficios del deporte en los niños y adolescentes detenidos en las prisiones de su país: “Son sometidos a la promiscuidad, la precariedad, el hambre, la arbitrariedad y a un fuerte control. En el marco de nuestro proyecto, nosotros les proponemos ejercicios al aire libre. Momentos donde ellos pueden divertirse, siempre siguiendo las reglas de juego, del vivir juntos, participando en un proyecto común. Eso les hace mucho bien.

Los casos de los niños en situación de urgencia

El testimonio de Reem Bazzal, entrenadora de la escuela de deporte del Proyecto Fratelli en el Líbano, sostenido por el BICE por medio de sus formaciones en Tutores de resiliencia, va en el mismo sentido. “Víctimas de la discriminación y de la segregación, los niños refugiados que son acogidos entran en procesos de resiliencia, crecen, se sanan, en parte gracias al deporte. Este último nos ha permitido reducir las situaciones de conflicto, incrementar el bienestar emocional de los niños, abrir el diálogo intercultural, crear un ambiente más seguro y aumentar la participación de las niñas.”

Finalmente, Chantal Paisant, representante de BICE ante la UNESCO, se detuvo sobre el drama de las adolescentes secuestradas en Nigeria en 2014 por el grupo Boko Haram. Insistió sobre el derecho de las niñas a la integridad del cuerpo, la protección, la educación. Subrayó la urgencia de trabajar de manera global la resiliencia de estas adolescentes heridas, a fin de reconciliarlas con la vida. “El deporte puede en efecto contribuir a este proceso”, concluyó.

Este compartir de conocimientos y experiencias concretas en torno a los niños que viven en las periferias, de niños en conflicto con la ley y de niños desplazados especialmente a causa de los conflictos armados permitió identificar mejor los instrumentos útiles para su acompañamiento, como el deporte y otras actividades recreativas. Este coloquio, al poner de relieve los artículos 31, 37 y 40 de la Convención sobre los Derechos de los Niños (CDN), celebró también el 30º aniversario de esta convención. Y fue una ocasión de reencuentro enriquecedor entre investigadores, profesionales y estudiantes comprometidos en la defensa de los derechos de los niños y adolescentes.