Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

19 julio 2019 | 14:42

Formaciones Tutores de resiliencia: el balance del segundo semestre de 2018

FORMACIONES TUTORES DE RESILIENCIA

Estos últimos meses fueron marcados por un aumento significativo de las formaciones “Tutores de resiliencia”. De hecho, numerosos socios en el terreno expresaron la necesidad de reforzar sus capacidades para acompañar a los niños, niñas y adolescentes que sufren traumas de una mejor manera. La Universidad católica del Sagrado Corazón de Milán es nuestro socio […]

Estos últimos meses fueron marcados por un aumento significativo de las formaciones “Tutores de resiliencia”. De hecho, numerosos socios en el terreno expresaron la necesidad de reforzar sus capacidades para acompañar a los niños, niñas y adolescentes que sufren traumas de una mejor manera. La Universidad católica del Sagrado Corazón de Milán es nuestro socio principal en cuanto a la resiliencia.

Haití: un país profundamente marcado por la pobreza y el terremoto de 2010

Del 22 de julio al 12 de agosto de 2018, tuvieron lugar en Haití 3 formaciones, en colaboración con la congregación de los HEC (Hermanos de las Escuelas Cristinas) en 3 ciudades del país: Puerto Príncipe, Dame-Marie y Port-de-Paix. El objetivo era dotar a los docentes de las escuelas asociadas de herramientas y métodos concretos de trabajo, que les permitan acompañar a los niños, niñas y adolescentes de los cuáles se ocupan.

94 nuevos facilitadores de resiliencia recibieron una formación para un total de más de 1400 niños, niñas y adolescentes beneficiarios. Este trabajo sobre la resiliencia continuará en 2019.

República Democrática del Congo: un contexto de violencia extrema

En la región del Kivu, al Este de la República Democrática del Congo, 3 socios locales participaron en una formación en el mes de julio.

Fraternidad seglar Corazón marista sin fronteras (LCR)

La formación Tutores de resiliencia del BICE con los LCR se centra particularmente, esta vez, en el acompañamiento de 29 jóvenes desmovilizadas de las cuales 12 tenían un bebé.

Estas jóvenes provienen de los grupos armados de la República Democrática del Congo. Muchas veces, han sido reclutadas por la fuerza, secuestradas de camino a la escuela. En estos grupos armados, sufrieron todos los tipos de violencias, y por supuesto incluso muchas violaciones.

Congregación de las Hermanas de Santa Gemma

La congregación, mediante el PEDER (Programa de atención para los niños y niñas de la calle) trabaja con los niños, niñas y adolescentes en la calle. Un solo objetivo: sacarles de este entorno hostil y reintegrarles en su familia, en su escuela, en la sociedad.

En este contexto, la formación Resiliencia ayuda a los educadores a hacer que evolucione su enfoque de trabajo con los niños, niñas y adolescentes. Dos ejes orientan su trabajo: identificar claramente el problema del niño, niña y adolescente y basarse en sus propios recursos.

GHOVODI

Ghovodi es una organización fuertemente involucrada en el ámbito de la prevención de la violencia. Ya llevó a cabo, junto con el BICE, numerosas acciones de incidencia. Hoy por hoy, trabaja en particular sobre el tema de la violencia sexual, garantizando al mismo tiempo un acompañamiento psicosocial a las jóvenes mujeres víctimas y trabajando en favor de su reinserción profesional.

El enfoque Resiliencia servirá entonces no solo en el acompañamiento de estas jóvenes mujeres, sino también en el trabajo de prevención que debe llevarse a cabo para luchar contra la violencia sexual en las comunidades.

Barcelona: 600 niños, niñas y adolescentes vulnerables acompañados

La fundación Pere Tarrés, miembro de nuestra red, acogió del 12 al 14 de septiembre en Barcelona una formación organizada por el BICE. Destinada a los educadores que trabajan con niños, niñas, adolescentes y familias en situación de vulnerabilidad. A menudo son jóvenes no acompañados o procedentes de familias que viven en la pobreza. Así, los 14 educadores formados van a poder ayudar de una mejor manera a 600 niños, niñas y adolescentes a superar las dificultades a las que se enfrentan.

Siria: Los niños, niñas y adolescentes de la guerra

En Siria, la generación actual de niños, niñas y adolescentes sólo conoció la guerra. Durante la formación que tuvo lugar del 26 al 29 de septiembre, con la congregación de los LCR, 28 nuevos facilitadores de resiliencia fueron formados que atienden a aproximadamente 1200 niños, niñas y adolescentes. Esta acción tuvo lugar por primera vez en Alepo, ciudad traumatizada por la guerra.

Líbano: brindar apoyo a los niños, niñas y adolescentes refugiados

La iniciativa « Fratelli Project » surgió en 2014 durante la reunión de las congregaciones Maristas y La Salle. El objetivo era ofrecer una educación a los niños, niñas y adolescentes desplazados por el conflicto en Siria. La mayoría de estos niños, niñas y adolescentes vivieron la guerra y también necesitan un acompañamiento psicológico adaptado.

Los destinatarios directos de esta segunda formación que tuvo lugar del 4 al 6 de octubre de 2018 son 27 educadores que trabajan para el proyecto « Fratelli Project ». Aproximadamente 2500 niños, niñas y adolescentes sirios e iraquíes van a beneficiarse de manera indirecta de la formación. El BICE proporciona las formaciones “Tutores de resiliencia” en el Líbano desde 2015.

Córdoba

Del 9 al 11 de noviembre, tuvieron lugar en Córdoba, en España, las primeras jornadas de formación para jóvenes y referentes de Œuvres Sociales de Méditerranée (Obras sociales de Mediterráneo), una organización de los Hermanos Maristas. Participaron 12 jóvenes con dificultades, entre 15 y 21 años de edad, y que provenían de proyectos socioeducativos de la región. Los acompañaban 13 educadores que les ayudan a diario. La formación se titulaba “Resiliencia y Juventud, un camino por descubrir”. Dio la oportunidad a los jóvenes que estaban presentes de trabajar en su propia resiliencia. Les permitió también transmitir lo que han aprendido los demás jóvenes de sus proyectos respectivos.

 

Al final de estas formaciones, los participantes fueron solicitados para evaluar su nivel de satisfacción. Por lo general, la mayoría de ellos han declarado que consideraron la formación como “excelente” o “muy buena”. El nivel técnico era muy elevado y les permitió adquirir una verdadera experiencia. También declararon que habían adquirido una nueva metodología y nuevas herramientas para ayudarles en su trabajo cotidiano con los niños, niñas y adolescentes. Los educadores presentes apreciaron en particular el hecho de que las formaciones les permitieran crear vínculos con nuevas personas que provienen de otros centros. Esta sinergia entre los socios es una preocupación permanente del BICE.

Todos estos proyectos forman parte del trabajo permanente que el BICE lleva a cabo para favorecer la resiliencia de los niños, niñas y adolescentes. Para que cada niño, niña y adolescente tenga derecho a un futuro.