Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

27 julio 2016 | 14:24

Un “Grano de Arena” para frenar las violencias
contra los niños y niñas

Un “grano de arena” para frenar las violencias contra los niños y niñas
©Faculuz Fotografía - JPC/Claves

El método “Grano de Arena” para prevenir las violencias contra los niños y niñas se implementa en América Latina ya que un “Grano de Arena” puede ser suficiente para frenar el mecanismo de la violencia.

El método “Grano de Arena”: ¿qué es?

El método “ Grano de Arena ” que ha desarrollado la asociación ALC, es un programa de prevención de las violencias contra los niños, niñas y adolescentes.

El objetivo de los talleres “Grano de Arena” consiste en permitir a los niños y niñas identificar las situaciones de violencia (los niños y niñas no identifican algunos tipos de violencia – que a menudo son trivializados – como tales y entonces, estos tipos de violencia no reciben ninguna respuesta) pero también ayudar a los niños y niñas a reaccionar ante situaciones de violencia y de vulnerabilidad, ya sea mediante el desarrollo de capacidades internas o pidiendo ayuda a un “adulto de referencia”.

Los talleres consisten en la proyección de una serie de escenas que presentan a jóvenes en situaciones de violencia (intimidación, humillación, extorsión, abuso, etc.) y en las cuales su integridad y su capacidad de decir “no” están en peligro. Tras visionar el video, los jóvenes se expresan sobre lo que acaban de ver y se les pide que encuentren juntos soluciones alternativas y que lleguen a un desenlace positivo.

Un “Grano de Arena” que viaja

Este método ya ha sido implementado con éxito por el BICE y su socio Initiative Civique en la ciudad de Zlatoust, en Rusia.

Desde 2011, Initiative Civique ha sensibilizado a muchos adolescentes gracias a esta herramienta.

En el marco del programa “Lucha contra los abusos sexuales”, el BICE y sus 4 socios – VPSC (Chile), BECA (Paraguay), CESIP (Perú) y JPC (Uruguay) – decidieron desarrollar esta herramienta de sensibilización en América Latina.

La implementación del método “Grano de Arena” en América Latina

La realización de talleres “Grano de Arena” necesitó un largo trabajo de preparación por parte de las cuatro organizaciones socias.

Todo empezó en noviembre de 2015, cuando 17 coordinadores y educadores de las cuatro organizaciones se encontraron en Montevideo, en Uruguay, en el marco de una formación sobre el método “Grano de Arena” (la realización de la película y la animación de los talleres, entre otros). Dos formadores de ALC, la asociación que se encuentra al origen del método, facilitaron esta formación que combina el conocimiento teórico y su puesta en práctica.

Desde entonces, las organizaciones trabajan para crear el material pedagógico necesario para los talleres. Cada una de ellas elabora su propio material a fin de adaptarlo al contexto nacional. Para la realización de la película -soporte principal de los talleres – los jóvenes han colaborado activamente tanto en la construcción de los guiones como en la filmación.

Más de 6.000 jóvenes sensibilizados

Los primeros talleres tendrán lugar desde el inicio del año escolar. En total, en dos años, se organizarán más de 200 talleres en las escuelas y las comunidades de los cuatro países permitiendo sensibilizar a casi 6.500 jóvenes.

Paralelamente, los animadores de los talleres se encargarán de identificar y formar a los adultos de referencia que mantienen un contacto regular con los jóvenes (profesores, vigilantes, animadores de los centros, etc.); los adultos de referencia recibirán un adhesivo o una tarjeta de identificación “Grano de Arena” que podrán pegar en la puerta de su oficina o en su bolso. Este signo les permitirá a los jóvenes identificar a estos adultos de referencia como personas de confianza capaces de escucharlos, apoyarlos y orientarlos hacia servicios especializados en caso que sea necesario.

Campamento de capacitación sobre el método Grano de arena con referentes adultos y adolescentes de diferentes instituciones educativas en Uruguay:

Traduction de Manon Millencourt