Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

Lucha contra el abuso sexual en Perú

En Perú, se estima que 8 casos de abusos sexuales de cada 10 son de carácter doméstico. El 60% de las niñas embarazadas entre 11 y 14 años han sido víctimas de incesto o de violación (fuente: ENDES 2000). 

El BICE actúa en la lucha contra el abuso sexual

El BICE y sus organizaciones asociadas luchan contra el abuso sexual en Perú desde 1997.

En el marco del programa “Lucha contra el abuso sexual” los objetivos se orientan a:

  • Disminuir las situaciones de violencia y los riesgos de abuso;
  • Brindar un acompañamiento terapéutico de calidad a las víctimas de abuso sexual;
  • Favorecer la resiliencia y el restablecimiento de los niños víctimas de abusos sexuales;
  • Enseñar a los niños a identificar y enfrentar las situaciones peligrosas que puedan llevarlos a ser víctimas de violencias sexuales.
  • Formar a los profesionales en la promoción y defensa de los derechos del niño para favorecer la aplicación de estos derechos.

Para lograr los objetivos del programa “Lucha contra el abuso sexual” en Perú, trabajamos especialmente con las asociaciones siguientes:

Actividades contra el abuso sexual

En Perú, las actividades del programa “Lucha contra el abuso sexual” llevadas a cabo con nuestos socios son las siguientes:

  • Formación sobre el acompañamiento terapéutico de los niños sobre:
    • La resiliencia
    • El enfoque psicológico del abuso sexual;
    • Interrogatorio de los niños víctimas;
    • La terapia a utilizar con los niños víctimas de abuso.
  • Eaboración de un manual pedagógico para los profesionales de la niñez;
  • Utilización del método Grano de Arena en los establecimientos escolares: de conformidad con un protocolo experimentado, el método propone una serie de sainetes teatrales que presentan situaciones de violencia (física, humillación, abuso sexual, etc.). La discusión que los niños lleven a cabo les permitirá identificar los riesgos y los recursos que poseen.

El método Grano de Arena incluye la movilización de los adultos llamados “relevos” en estas escuelas. Estos están formados en la escucha de los niños víctimas de abusos sexuales y los orientan, según el caso, hacia los servicios especializados adecuados.

Cifras clave del programa

Más de 2.300 niños peruanos están implicados en las actividades de lucha contra el abuso sexual :

  • 1.600 niños se benefician directamente de las actividades de prevención del abuso sexual;
  • Casi 700 niños victimas se benefician de un acompañamiento psicosocial.

Testimonio

La historia de Julissa

Julissa, 12 años, llegó al centro con su tía. El caso de Julissa fue identificado por la Asociación de Promotoras de la biblioteca-ludoteca de nuestra organizacion asociada CEDAPP .

Lo que nos cuenta la tía:

"Julissa fue abusada cuatro veces por un vecino. El venía a la casa de Julissa cuando su madre se iba a trabajar. Una noche, la policía vino a su casa y acusó al padrastro de abusar de la niña. Julissa se sentía culpable porque su padrastro estaba preso. Presentaron una denuncia".

La madre de Julissa nos cuenta:

"Está triste, ya no me escucha, no quiere hacer sus deberes, no va a la escuela y además gasta el dinero de la casa en "juegos" porque se siente culpable de ver a su padrastro preso".

Las 12 sesiones de Julissa:

En la primera sesión de Julissa, los terapéutas no pudieron sacarle otra cosa que "estoy bien" y "de acuerdo" y luego, silencio. Entonces la hicieron dibujar. Mientras dibujaba, ella comentaba su dibujo : "Este es el bosque donde estan las siembras de coca que recojemos para vender. Hacía esto con mi mamá... es ahí que vivíamos con mi papá. Hoy vivo con mi hermanastra, mi mamá y el papá de mi hermanastra".

Doce sesiones más tarde, el silencio de Julissa se transformó en conversación con los terapéutas. Desde entonces, Julissa expresa sus inquietudes respecto de su sexualidad y de su cuerpo. Cuenta historias de violaciones que la llevan poco a poco a contar su propia experiencia. Ahora, puede expresar sus temores, pero comprende mejor la diferencia entre un adulto (hombre) que cuida al niño y que está abierto al intercambio con su contrario, el abusador.

En su última sesión, Julissa habló sobre sus clases de educación sexual y cómo "se hace un bebé". Dice que el profesor sensibiliza a los alumnos sobre la importancia de prestar atención a los encuentros con personas que uno no conoce. Cuenta la historia de una de sus amigas que fue violada por un "moto-taxista". "Me da miedo, siempre vuelvo de la escuela con una amiga. Nunca me subo en un moto-taxi".

Hoy, Julissa expresa sus temores, sus sentimientos y quiere confiar en los adultos que la rodean. Es sólo el principio, pero es la calidad y la continuación del seguimiento terapéutico que le darán la posibilidad de reencontrarse a sí misma, de encontrar el respeto a la vida y darle un sentido a la suya.