Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

4 junio 2020 | 18:10

ESCUELAS SIN MUROS: PROMOVIENDO EL DERECHO A LA EDUCACIÓN

Ecoles sans murs
© OEC

El BICE lanza su nuevo programa Escuelas sin muros por un período de tres años a partir de este mes de julio. ¿El objetivo? Garantizar el derecho a la educación y educar sobre los derechos de los niños que viven en contextos socioeconómicos precarios y donde no hay presencia de instituciones públicas. Este programa se desplegará en cuatro países: Camboya, Guatemala, Paraguay y la República Democrática del Congo (RDC), con dos asociados en este último país.

“Hemos estado trabajando con nuestros socios locales durante varios años en estos países. Por ello, hemos desarrollado este nuevo programa Escuelas sin muros, habida cuenta de las dificultades de acceso a la educación y a la formación profesional que hemos observado sobre el terreno, explica Alessandra Aula, Secretaria General del BICE. Así, aunque es coherente en su conjunto gracias a la puesta en común de las experiencias de todos, se adapta a cada realidad. Esto permite responder con precisión a las necesidades de los niños que acompañamos. También deseamos promover la paternidad responsable y dotar a las áreas educativas de códigos de conducta que garanticen el buen trato a los niños, especialmente a las niñas.”

Aumento del acceso a los programas de educación no académica y a la formación profesional

Entre 2020 y 2023, más de 8.000 niños, jóvenes, padres y actores del sistema socioeducativo se beneficiarán directamente del programa, 45.800 indirectamente. Entre las acciones previstas: la creación y/o reorganización de espacios educativos adaptados a la primera infancia; la escolarización o mejora de los niños y adolescentes que han abandonado la escuela; la distribución de una mayor ayuda alimentaria y sanitaria tras la pandemia de coronavirus; el desarrollo de cursos de formación empresarial. Además, se sensibilizará a los maestros y a los padres para facilitar la integración de los niños en el sistema educativo. Y realizaremos dos estudios sobre el acceso a la educación de los niños que viven en zonas marginales. Las iniciativas de promoción en los planos local, nacional e internacional tendrán por objeto mejorar la aplicación del derecho a la educación en los países afectados por el proyecto.

Fomento de la participación de los niños en el programa Escuelas sin muros

El BICE y sus socios también desean fomentar la participación de los niños. “La educación para los derechos de los alumnos; la sensibilización de las familias y las comunidades sobre los derechos del niño y la educación positiva; la creación de espacios educativos acogedores y protectores… Estos tres componentes permitirán crear las condiciones necesarias para que los niños se conviertan en actores de sus derechos.”

Un ambicioso programa que ha obtenido el apoyo de varios financiadores, incluyendo la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD).

Algunas acciones del programa Escuelas sin muros presentadas por país

En cada país se llevarán a cabo acciones adaptadas a las cuestiones locales. Algunos ejemplos.

Camboya

En Camboya, los niños que viven en zonas remotas siguen sufriendo de marginación en la escuela. La escuela pública más cercana suele estar a varios kilómetros de distancia. Entre las acciones previstas en la provincia de Preah Sihanouk por el BICE y su socio Opération Enfants du Cambodge (Operaciones Niños de Camboya – OEC): la recolección de datos precisos sobre el número de niños privados de educación debido a la lejanía geográfica, la defensa de una reanudación progresiva por parte del Estado de las iniciativas de educación no formal con el fin de hacerlas duraderas, la integración de los niños no escolarizados en las clases de educación no formal instaladas en los pueblos o la sensibilización de las familias y de los profesores sobre el derecho del niño a vivir sin violencia.

Guatemala

En Guatemala, uno de cada cinco niños corre el riesgo de abandonar la escuela debido a la pobreza, y alrededor del 70% de los que viven en zonas marginadas se ven obligados a trabajar. En Chinautla, en las afueras de la capital, el BICE y su socio la Fundación Pedro Poveda prevén así consolidar el apoyo escolar alternativo, ya existente, para los adolescentes que han abandonado la escuela. También se prevé apoyo escolar, ayuda alimentaria y actividades recreativas para los hermanos. Esto responde a la necesidad de asegurar que la escuela no represente una carga económica para las familias. Otra acción prevista es el desarrollo de la participación de los adolescentes en la Oficina de la Juventud creada por el municipio en 2018 y la valorización de su voz.

Paraguay

En lo que respecta al Paraguay, el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas lamentó recientemente la ausencia casi total de servicios de atención y educación para los niños más pequeños. Por consiguiente, pidió a las autoridades paraguayas que intensificaran sus esfuerzos por dar a los niños de las zonas rurales y a los niños indígenas acceso a la educación, en particular a la educación preescolar. El Paraguay es uno de los países de América Latina con la mayor tasa de analfabetismo. Alcanza el 8,1% en el departamento de Alto Paraná donde se desarrolla el proyecto. En este contexto, el BICE y Callescuela han planeado, entre otras cosas, concienciar a las familias y comunidades de la importancia del despertar precoz. También se prevé el apoyo nutricional y la vigilancia de la salud de los niños más vulnerables. Una medida adoptada para combatir los estragos de la malnutrición. Otra acción: el desarrollo de la participación de los niños en las autoridades locales.

República Democrática del Congo

En la RDC, según un informe de UNICEF (2018), cerca de 7 millones de niños entre 5 y 17 años están fuera de la escuela. Sólo en Kivu del Sur, los niños que viven y/o trabajan en la calle se estiman en 10.000 en 2018, según el socio del BICE, PEDER. Una situación muy preocupante creada, entre otras cosas, por el hecho de que tres cuartas partes de los gastos relacionados con la escolarización de los niños son sufragados por sus padres. Esto a pesar de que el 63,4% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. Otro flagelo en las provincias de Kivu del Norte y Kivu del Sur, donde persiste el conflicto armado: la violencia sexual. Con demasiada frecuencia la violencia queda impune; las víctimas reciben poca atención psicológica y social.

En este contexto, el BICE y sus socios (PEDER en Bukavu y Ghovodi en Goma) trabajarán en varias acciones: la rehabilitación de los niños de la calle mediante la formación y el apoyo psicosocial, el empoderamiento de las jóvenes víctimas de la violencia mediante la formación, la defensa de una educación gratuita y de calidad para todos, la sensibilización de las familias y de los profesores contra los castigos corporales, etc.