Nuestra misión :

Defender los derechos y la dignidad del niño en todo el mundo

Lucha contra en abuso sexual en Armenia

Armenia, país del Cáucaso, es una antigua república soviética. Enclave entre Turquía, Georgia, Irán y Azerbaiyán, es hoy miembro de la CEI (Comunidad de Estados Independientes). Armenia pena a salir de la era soviética y su desarrollo socioeconómico se encuentra fuertemente enlentecido. Por otra parte, los casos de abuso sexual infantil son aún moneda corriente. El Estado desarrolla pocas políticas públicas y las estructuras de acogida no cuentan con un personal calificado. Finalmente, la problemática del abuso sexual y de las violencias contra los niños continúa siendo tabú en la sociedad armenia. 

El BICE actúa en la lucha contra el abuso sexual

En el 2014, el BICE inició una nueva asociación con Arevamanuk para luchar contra el abuso sexual.

El programa 2014-2017 define los objetivos siguientes :

  • Aportar un apoyo psicosocial a los niños para promover su resiliencia y su recuperación;
  • Favorecer la resiliencia y el restablecimiento de los niños víctimas de abusos sexuales;
  • Desarrollar técnicas de recopilación respetuosas de la palabra de los niños.

Actividades contra el abuso sexual

El programa “Lucha contra el abuso sexual” en Armenia comprende varias actividades :

  • Acompañamiento psicológico y terapéutico de las jóvenes víctimas;
  • Recopilación del testimonio del niño víctima de manera adecuada a su edad y al trauma sufrido;
  • Aplicación de métodos de acompañamiento de los niños víctimas de abuso sexual;
  • Formación de los profesionales que, a su vez, formarán a otros profesionales provenientes de otros sectores (internados, orfanatos, centros sociales, brigadas de menores, comisarías de policía, centros de acogida, etc.);
  • Creación de una unidad psicojudicial para recoger el testimonio del niño, adaptada a su edad.

Cifras clave del programa

En Armenia, más de 2.350 niños y adultos son beneficiarios directos de las actividades de lucha contra el abuso sexual.

  • 1.500 niños en riesgo y víctimas de abusos sexuales;
  • 850 profesionales capacitados para trabajar con los métodos de acompañamiento